Tuesday, 22 September 2015 16:44

Papa Francisco desafía a Cuba a vivir la “revolución de la ternura” como la Virgen María Featured

Written by 
Rate this item
(0 votes)

SANTIAGO DE CUBA, 22 Sep. 15  (ACI).- El Papa Francisco recordó que el alma de Cuba fue forjada entre dolores y penurias “que no lograron apagar la fe” y desafió a los cubanos a “vivir la revolución de la ternura como María”, en la Misa que presidió en el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre.

 

La Virgen de la Caridad del Cobre es la Patrona de Cuba y es considerada por creyentes y no creyentes como “símbolo de la cubanía”. Según el gobierno cubano es la imagen más venerada en toda la isla. Mide unos 35 centímetros sin contar su base ni la corona y fue hallada hace 400 años por tres niños en la bahía de Nipe.

En la primera Misa de un Pontífice celebrada dentro del histórico templo cubano en la ciudad de Santiago, el Papa dijo que “estamos invitados a vivir la revolución de la ternura como María, Madre de la Caridad. Estamos invitados a ‘salir de casa’, a tener los ojos y el corazón abierto a los demás”.

En la Misa participó la plana mayor del gobierno de Cuba, incluyendo a Raúl Castro, presidente del Consejo de Estado y de Ministros de la República, que asistió a las tres Misas presididas por el Papa en la isla.

Francisco aseguró que “nuestra revolución pasa por la ternura, por la alegría que se hace siempre projimidad, que se hace siempre compasión que no es lástima, es padecer con para liberar; y nos lleva a involucrarnos, para servir, en la vida de los demás”.

“Nuestra fe nos hace salir de casa e ir al encuentro de los otros para compartir gozos y alegrías, esperanzas y frustraciones”, señaló.

El Santo Padre destacó además que “la presencia de Dios en nuestra vida nunca nos deja quietos, siempre nos motiva al movimiento. Cuando Dios visita, siempre nos saca de casa. Visitados para visitar, encontrados para encontrar, amados para amar”.

“Ahí vemos a María, la primera discípula. Una joven quizás de entre 15 y 17 años, que en una aldea de Palestina fue visitada por el Señor anunciándole que sería la madre del Salvador. Lejos de ‘creérsela’ y pensar que todo el pueblo tenía que venir a atenderla o servirla, ella sale de casa y va a servir”.

Las tierras cubanas, señaló el Papa, “también fueron visitadas por su maternal presencia. La patria cubana nació y creció al calor de la devoción a la Virgen de la Caridad”.

Desde el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, la Virgen “custodia nuestras raíces, nuestra identidad, para que no nos perdamos en caminos de desesperanza”.

El Papa recordó que el alma del pueblo cubano “fue forjada entre dolores, penurias que no lograron apagar la fe, esa fe que se mantuvo viva gracias a tantas abuelas que siguieron haciendo posible, en lo cotidiano del hogar, la presencia viva de Dios”.

“Abuelas, madres, y tantos otros que con ternura y cariño fueron signos de visitación, de valentía, de fe para sus nietos, en sus familias. Mantuvieron abierta una hendija pequeña como un grano de mostaza por donde el Espíritu Santo seguía acompañando el palpitar de este pueblo”.

Francisco señaló que al igual que Santa María “queremos ser una Iglesia que sirve, que sale de casa, que sale de sus templos, que sale de sus sacristías, para acompañar la vida, sostener la esperanza, ser signo de unidad de un pueblo noble y digno”.

“Como María, Madre de la Caridad, queremos ser una Iglesia que salga de casa para tender puentes, romper muros, sembrar reconciliación”, dijo.

“Todos juntos, sirviendo, ayudando. Todos hijos de Dios, hijos de María, hijos de esta noble tierra cubana”, destacó.

Al finalizar su homilía, el Santo Padre destacó que la mayor riqueza y el mejor legado que podemos dejar “es como María, aprender a salir de casa por los senderos de la visitación. Y aprender a orar con María porque su oración es memoriosa, agradecida; es el cántico del Pueblo de Dios que camina en la historia”. “Es la memoria viva de que Dios va en medio nuestro; es memoria perenne de que Dios ha mirado la humildad de su pueblo, ha auxiliado a su siervo como lo había prometido a nuestros padres y a su descendencia para siempre”, indicó.

Concluida la celebración de la Misa, el Arzobispo de Santiago de Cuba, Mons. Dionisio García lbáñez,  agradeció al Papa “por haber llegado como peregrino hasta este bello lomerío en el oriente cubano”.

“En la pequeña y hermosa imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre los cubanos experimentamos la misericordia de Dios para con nuestro pueblo; es fuente de inspiración y, ante ella, naturalmente brota la oración por el bien de todos”, explicó el Arzobispo.

El Prelado pidió también al Santo Padre “que abra solemnemente el Año Jubilar Mariano que celebraremos, comenzando el día de hoy y concluyendo el 24 de septiembre de 2016”.

Este año jubilar celebra los 100 años de la proclamación de la Virgen de la Caridad como Patrona de Cuba.

“Desde este Santuario, casa de todos los cubanos, donde late el corazón de Cuba, le prometemos orar por su persona y su ministerio”, aseguró el Arzobispo cubano al Papa.

El Papa Francisco, así como hizo en Holguín, obsequió un cáliz a Mons. Dionisio García lbáñez.

Mons. García lbáñez, por su parte, regaló al Papa una copia de la petición hecha a Benedicto XV hace 100 años para que proclamara a la Virgen de la Caridad del Cobre Patrona de Cuba.

Acabada la ceremonia, el Santo Padre deseó a los fieles “un feliz año jubilar, que la virgen los bendiga, que a cada uno les de lo que más anhela y más necesita” y les pidió que “no se olviden de rezar por mí”.

Read 12130 times